Mantenimiento de tu motocicleta


Empecemos por las bases.

Para empezar, tú debes tener una idea de cómo funciona una moto, que cosa hacen ciertas piezas, y por qué. Si no sabes nada acerca de motores, es conveniente comenzar a entenderlos un poco. Incluso si dejas tu moto con el mecánico para hacer todas las reparaciones, un par de bases siempre es bueno tenerlas, de todos modos. Porque si no sabes nada, nunca sabrás cuando algo va mal o está fallando.

 

¿Cuántas veces te pasó que al ver una moto, por el ruido podría confundirse con un tractor? Sin embargo, aparentemente su conductor no tiene la más mínima idea de tener un problema. Hasta que se hace un problema enorme. A continuación vamos a descubrir cómo evitar problemas comunes a los que las personas con una moto se han enfrentado al menos una vez en su vida.

 

Tómalo con calma.

Una falla muy común sucede arrancando la moto antes de que el motor haya alcanzado su temperatura óptima. ¿Qué hacer cuando acabas de encender tu moto? Lo ideal es esperar al menos un minuto con el motor encendido (máximo 2), si de plano debes moverla, utiliza la famosa “conducción de crucero”: nada de aceleraciones repentinas hasta que hayas rodado al menos un minuto. Es muy importante utilizar la moto con estos parámetros, caso contrario, estarás reduciendo la vida útil del motor de tu moto.

 

No sigas los tiempos del manual.

Debes entender que, para las motos usadas y las modificadas, el control del aceite y de los filtros es crítica. Pero no sólo eso: las bujías, el aceite, la transmisión y el líquido de frenos deben ser revisados y cambiados a un ritmo aún mayor de lo que es recomendado en el manual. Si utilizas mucho tu moto, todo deberá ser cambiado hasta un poco después de la mitad del tiempo especificado en el manual. Sobre todo porque las motos manejan maquinas muy revolucionadas, que sufren un mayor desgaste, comparadas con un automóvil por ejemplo.

 

Prohibido hacer "oídos sordos".

Enfrentense a los problemas, incluso a los más pequeños, siempre en el menor tiempo posible. Cualquier problema, por pequeño que sea, no va a desaparecer por arte de magia, al contrario, se hará más y más grande. Una llanta que tiene una pequeña pérdida de aire se convertirá en un pinchazo antes de lo que piensas. Una fuga de aceite puede fácilmente convertirse en un motor quebradizo y un medidor de temperatura defectuoso puede esconder un motor recalentado, lo que supondrá un desastre para tu moto y tu cartera. Más vale prevenir que lamentar.

 

Checa los líquidos.

Comprobar semanalmente los niveles de aceite y anticongelante (si usa) en tu moto es una excelente práctica. Es especialmente importante para los motores de motos de pista o deportivas. Pero no descuides los otros fluidos, como el líquido de frenos. Si realmente quieres hacer feliz a tu motor, piensa en cambiar el aceite y los filtros más de lo recomendado: lo que significa, para las motos de uso rudo, al menos cada 3000 kilómetros.


Muchas motos, además, requieren un filtro específico para el aceite, usa el tipo de aceite requerido, pues muchos ayudan a que el aceite circule lo más rápidamente posible después de la ignición .


Además, considera que si tienes que estar echando anticongelante a tu moto, significa que hay algo que necesita ser arreglado, porque el sistema de refrigeración está sellado y no debe tener fugas de liquido.


Del mismo modo, si detectas que tienes que usar más y más aceite cada vez que se sustituye, podrías estar haciendo más daño que bien a su motor: revisalo.

 

Llantas.

Echale un vistazo a la presión de tus llantas: si es demasiado alta o demasiado baja, se desgastarán más rápidamente. Además, revisa que el desgaste normal, sea parejo.


Lo que importa, sin embargo, no es solo la presión de las llantas: es probable que regular mal la geometría de la suspensión lleve al desgaste irregular de tus neumáticos, por lo tanto, si no sabes como hacer eso, deja que lo revise tu mecánico. Hacer caso omiso de este problema puede poner en serio riesgo tu seguridad.

 

Nada de depósito vacío.

Confiesa: la tentación de ir sin echar gasolina, incluso cuando estás utilizando la reserva del tanque es siempre fuerte. Pero debes saber que manejar con el depósito siempre en rojo, hace que sea mucho más fácil para el óxido y la suciedad depositarse en el fondo del tanque y ser aspirados por la bomba de combustible, arruinando la bomba, el filtro y, si tienes mala suerte, hasta el motor.

 

Cuidado con la gasolina.

Si tu moto está configurada para funcionar solo con gasolina sin plomo, no es apropiado pretender que la otra gasolina también pueda funcionar. Poner gasolina regular en una moto que fue creada para trabajar con "premium" significa comprometer las prestaciones y, sobre todo, aumentar la posibilidad de dañar el motor. Esta norma se convierte en fundamental para las motos importados de Japón, ya que están diseñados para funcionar con un combustible de alto octanaje. Si no tienes disponible la "premium", ponle la sin plomo regular pero con cuidado, sin acelerar, hasta que no se pueda llenar el depósito con "premium".

 

No exageres con el clutch.

No utilices el clutch durante más tiempo de lo necesario. Mantener la moto en tensión durante un cierto período de tiempo, en lugar de usar pasar a "N" (por ejemplo, en el semáforo), acelerará el desgaste del clutch más de lo que puedas imaginar. Lo mismo es válido cuando estás en el semáforo y aprietas y aprietas esa maldita palanca: ¡estás arruinando el mecanismo! No lo hagas.

 

¿Que tú no te bañas?

Mantén tu moto limpia. Puede ser un consejo muy obvio, pero también es uno que se practica muy poco (por increíble que parezca). ¡Y no es necesario ir a un servicio de lavado! Una buena frotada es más que suficiente para limpiar tu moto, especialmente de los regalos de las aves malditas: sus excrementos son ácidos y, en el largo plazo, arruinrán la pintura y la lámina. Asimismo, recuerda quitar el lodo y los escombros de las ruedas, especialmente si tu moto es particularmente propensa a desarrollar oxido ahí. Por último, no confíes demasiado en el lavado a presión, porque hay lugares donde el agua no tiene que ir y es mejor no exponerse al peligro de hacer un desastre.

 

Cuidado con las moto de segunda mano.

El hecho de que el antiguo propietario haya cambiado el aceite regularmente, no quiere decir que hacía el mismo caso a los otros líquidos. Anticongelante y líquido de frenos son elementos vitales que a menudo se pasan por alto, así que echar un vistazo a los sistemas hidráulicos y de frenado es siempre una buena idea, prestando especial atención al radiador (si tiene), ya que a menudo en los últimos años ahí se acumulan sedimentos, que evitan que el motor funcione correctamente.

 

Mejor prevenir que lamentar.

Un servicio hecho a tiempo, nos puede ahorrar mucho dinero, sin mencionar que podremos rodar siempre más seguros. Mantén una bitácora de los Km rodados y lleva tu moto a servicio periódicamente de acuerdo al uso que le des. Por ejemplo, en el verano puede usarse hasta tres veces más una moto, que en invierno o en temporada de lluvias. 

 

Eso es todo por hoy, un gran saludo y #RuedaSeguro

 

#ComunidadBikerMx


¿Te gustó? ¡Regálanos un "like"!


Anuncio:

 

¿Tienes deudas? ¡Nosotros te ayudaremos!